En la Rendición de Cuentas a consideración del Parlamento, se refleja una postura clara del Poder Ejecutivo: el incremento de impuestos debe recaer sobre los trabajadores jubilados y pensionistas y la reducción del gasto público debe incluir